poesía sin escombros: tampoco fue una noche loca…

Siempre me contradigo cuando hablo de nosotros...

Tampoco fue una noche loca,

aunque sus manos,

bajo mi falda,

fueran una locura…

 

Qué mejor que un domingo para sentarnos en mitad de la vida y de un montón de escombros…

 

ahí va!!!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies