3 súper herramientas para ir siempre guap@ y oliendo a belleza

Tengo una teoría… siento si algún experto en neuroliderazgo no está de acuerdo y pido disculpas de antemano por mi atrevimiento a crear teorías, pero no lo puedo remediar, porque amo la filosofía cotidiana y ello me lleva a investigar en las emociones.

Así que lo que tengo es una teoría propia :).

Lo más hermoso es que, desde que la he descubierto, la practico cada día y llevo investigando en ella hace más de un año (Yolanda, si tú de tiempo no entiendes…).

Gracias a esta teoría acontecen en mí respuestas emocionales positivas. Entre otras, por ejemplo, para explicarme mejor: que me siento importante.

Mi teoría es muy sencilla y consiste en lo siguiente:

si utilizamos objetos que estén llenos de amor y somos conscientes de ello, este amor se traslada a nuestro comportamiento y a nuestra forma física y emocional de comportarnos (a ver la cara que se la ha puesto a más de uno… 🙂 ).

 

 Es un poco más complejo, vale, ese es el resumen, por si no queréis seguir leyendo e interpretar a vuestra manera. Para el que quiera, os la cuento por si la queréis aplicar, porque, como cualquier generador de felicidad, tiene mucho que ver con tu cerebro y con lo que tú le envíes. O, más bien, hacia dónde lo envíes.

Cuando alguien te regala unos pendientes, por ejemplo, como a mí me ha regalado Julia, con tanto cariño, admiración, ilusión, y tiempo, porque ha invertido uno precioso en elegirlos (la pobre, que va a tope), esos pendientes son especiales. No pueden ser iguales que los unos que yo vea por la calle y los compre a pleno impulso de lo quiero y lo quiero.

Pues ese es el truco:

cada vez que yo me pongo los pendientes, pienso en todas las emociones positivas que esa persona ha invertido en mí y esto me hace sentirme agradecida e importante. Al ponérmelos, ya le he dicho a mi cerebro que recuerde todo lo hermoso que Julia ha hecho por mí al comprarlos, y como hablamos de milésimas de segundo, cuando están en mi lóbulo, yo soy mucho más feliz.











 Aquí entraría en juego lo que siempre digo que hay que buscar:

el agradecimiento no como simple respuesta a un estímulo, sino como artículo determinante de tu vida. Agradecer no solamente el hecho en sí de recibir el regalo, sino buscar más cosas para agradecer (tiempo, ilusión, energía empleado…).

Es lo que yo llamo: “agradecimiento excelente”, que consiste en valorar lo pequeño que hay detrás de cualquier gesto. Descubrirlo y ser lo suficientemente generoso para decirlo, para valorarlo (esto último es vital, porque si no lo dices, no le pones palabras, no funciona. A ver, que la teoría es mía y me conozco las reglas :)).

Por eso la generosidad está relacionada con el agradecimiento, porque consigue que las personas se sientan importantes a nuestro lado, no solo nosotros al recibirlo.  












¿Y qué consigo con esta teoría…? Saber que la vida me quiere y que hay personas a las que les importo mucho, que merecen la pena y quiero cerca y, lo más importante: si cada día, o con bastante asiduidad, utilizo cosas con amor, estaré aportando una dosis extra de belleza física y emocional a mis días, dándole importancia a lo que realmente la tiene.

Las personas agradecidas son más positivas, porque todo lo valoran mucho más, así que te propongo tres estados muy sencillos y cotidianos para practicar el agradecimiento (os prometo que esta vez son solo tres):

1/ Busca en cada lugar al que vayas algo que sea un regalo para ti (un atardecer, una cerveza fría, una persona amable en el restaurante, un poco de tiempo libre…). Cuando lo encuentres (repito, has de buscarlo, abre tus ventanas, que con tanta tecnología tenemos “atontaos” los sentidos), agradece a la vida que te lo traiga y di: qué suerte tengo… No, mejor en mayúscula: ¡QUÉ SUERTE TENGO! (es la frase favorita de mis 7 hermanos).











 

2/ Encuentra en tu casa tres cosas que cumplan la función que te he descrito. Algo que te hayan regalado y que implique un esfuerzo extra (que no sea por tu cumpleaños o por una fecha en la que se supone que te han de regalar). Intenta encontrar, entre ellas, una que puedas llevar más a menudo (yo llevo poemas de mis hijas en la cartera, un anillo colgado en el cuello siempre, una pulsera de cuero que me recuerda escenas hermosas…). Ahora vais entender por qué no puedo tener bolsos pequeños, claro…).











 

(Vale, ya sé que me he pasado con la nariz, pero conozco a una gran dama llamada Marta que siempre la lleva, que conste, y le funciona genial, sobre todo porque su profesión está entre las denominadas “muy serias” y ella necesita ponerle color :)).

3/  Agradece a todos y por todo, y controla tus mensajes escritos ¿das las gracias por mail y por whatsapp? Las gracias se dan por un mensaje bonito, por el tiempo que te dedican… no solo porque te solucionen algo. Agradece más de lo habitual (ojo, que sea sincero que se nota si no lo es) y verás como todo cambia a tu alrededor, porque las personas, cuando recibimos un gracias, sonreímos en cuerpo y alma. Ahí se cumple eso de que: recibes más de lo que das, te lo aseguro.











 

Mi padre, a su vuelta de Jordania, me ha traído un pañuelo. Es hermoso sí, pero lo que realmente es hermoso es que haya venido desde allí con él para mí.

Anoche, al utilizarlo sobre los hombros, sentí que la belleza de ese trozo de tela era el privilegio de que alguien había pensado en que me haría feliz y lo había elegido para mí.

Así que la frontera entre la belleza física y la emocional, está demodé también en mis prendas.

Te invito a vestirte con emociones, verás como te sientes más guapo.












A este le voy a poner el hastag de #ModaEmocional 🙂

 

Soy Yolanda Sáenz de Tejada y Vázquezdemimadre, experta en visibilidad femenina, escritora, conferenciante y empresaria. Mi misión es que tú, que me estás leyendo, alcances la visibilidad que deseas y que necesitas para conseguir tus objetivos, pero, sobre todo, mi misión es que sientas y te emociones cada vez que visites esta páginas.

Categorías: Visibilidad y Marca personal | Poema de Lunes | Pellizcos de Ternura | Mi Zorro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code