Intenté decirte

que no te alejaras,

que había

demasiadas espinas

en el camino y

que yo no estaría

para limpiarte

la sangre,

ni el sudor,

ni las lágrimas

de mi ausencia.

 

Pero tú te levantaste,

Goliat de lengua seca,

sabiéndote

huérfano y

con la glacial

certeza

de que sólo un beso

mío

te devolvería

la carne.

 

No vengas ahora

a pedírmelo.

 

 

 

*******

Feliz sábado!!!!!

que esta mañana os ilumine de un presente tan hermoso que no quepa por la ventana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar