7 achaques de los 50

1/ Me duele mucho la risa: porque cada vez me río más y más fuerte. Tanto, que a veces es incontrolable (y lo peor de todo es que esto va a más).

7 ACHAQUES DE LOS 50

Acabo de cumplir 54 vidas (soy pantera, más que gata :)) y esta mañana, haciendo crossfit, me dolía un poco la rodilla, así que me he detenido a pensar en los achaques que tengo, por eso de seguir la norma de quienes se quejan de los años y no ir de chula.

¡Ay van!

1/ Tengo déficit de vergüenza.

Por más que me hago analíticas de conciencia, cada vez la tengo más baja y la sensación es al contrario de la anemia; mientras esta te baja el ánimo, la falta de vergüenza te lo sube hasta extremos peligrosos para la sangre.

 

2/ Me duele mucho la risa:

porque cada vez me río más y más fuerte. Tanto, que a veces es incontrolable

(y lo peor de todo, es que esto va a más).

 

3/ Estoy perdiendo oído a marcha forzada.

Cuanto más feo dice el mundo de las demás personas o de mí, menos oigo.

Este achaque se está volviendo realmente severo.

7 achaques de los 50, de Yolanda Sáenz de Tejada Vázquez

4/ Tengo que inyectarme todos los días grandes dosis de locura.

(y algún botellín o copa de vino), porque he de que recuperar el hambre que he pasado de vida y la cantidad de horas que he perdido revisando mi falta de autoestima cuando era joven. Debido a este tratamiento, el corazón cada vez se está haciendo más grande, creando un gran agujero para llenarlo de pasión.

Podría ser una lombriz gigante, lo tengo que consultar con Carmen, mi doctora.

 

5/ Veo mal de lejos, necesito gafas para conducir y ver la tele.

Cuando me las quito, veo espejismos, algo que estoy favoreciendo, por eso de que se me da muy bien hacerme la tonta y de que los espejismos me hacen reír de lo surrealistas que son (y a las vikingas, más aún).

Yolanda Sáenz de tejada con las vikingas

6/ Voy perdiendo foco a pasos agigantados.

Si me sonríes y me quieres, estoy perdida, seas hombre, mujer, ángel o demonio. Solo necesito sentirte feliz a mi lado para olvidarme del mundo.

 

7/ La memoria me falla cada vez más.

Si me has jodido, estás de suerte, porque no lo voy a recordar. Si me has amado, sí, por eso de que las personas felices vamos reduciendo la memoria hasta llegar a mutarnos en peces (esto es científico).

Yolanda Sáenz de tejada achaques de los 50

Aparte de eso, cada vez tengo el cerebro más pequeño, con lo que no me caben preocupaciones y me dejo engañar como una boba si me interesan tus mentiras.

El placer por comer jamón no ha cambiado, pero para eso ya tenía un doctorado hecho mi señor padre.

 

Realmente creo que soy hasta peligrosa para la salud…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar