Cómo cambiar de hábitos. 5 herramientas para conseguirlo. Coaching estratégico.

Yolanda Sáenz de Tejada coach de mujeres profesionales

Por mucho que digas que tienes que cambiar algo, lo siento, no lo vas a conseguir.

¿Y sabes por qué?

Te lo resumo en 5 frases:

1️⃣ Porque el verbo “tengo” no te lo crees ni tú.

Mientras no lo cambies por el “voy a”, me temo que tu cuerpecito y tu cerebro no se van a poner en acción.

2️⃣ Porque nuestra zona de confort es como ese sofá viejo. ¿Roto y feo? Sí. ¿Cómodo? ya lo creo (el mío tenía casi 20 años y no me daba cuenta de lo viejo que estaba hasta que lo cambié hace 3 meses).

3️⃣ Por el miedo al fracaso: ¿Por qué intentarlo si puedo tropezar? Para riesgo, las vaciladas que me pegaba cuando era joven.

4️⃣ Por la falta de claridad: ¿Cambiar? ¡Sí! Pero… ¿para qué? 🤔 (Es como ir al supermercado sin lista). Necesitamos el para qué, más que el porqué.

5️⃣ Esa resistencia mental: Mi mente dice, “¡No lo hagas!” Es más testaruda que yo misma cuando me da por ello.

6️⃣ Por los hábitos arraigados: “mira, que yo para eso no sirvo”; “a mí no se me da bien”; “yo me pongo a todo menos a hacer deporte” (bueno, yo digo: “yo sin jamón no puedo vivir”.

 

Sí, ya sé que te he dicho 5, pero se me va la mano con esto de ser escritora y la última, ay, esa la que más nos impide cambiar.

Pero como lo mío es aportarte herramientas que me voy currando en este cerebrito serrano, aquí van 5 razones de peso que te van a animar a conseguir el cambio que quieres en ti.

Anota qué quieres cambiar; qué te lo impide (o quién) y qué vas a hacer para solucionarlo.

Divide tu objetivo en tareas diarias manejables, inclúyelas en tu agenda y anótalas, que esa cabecita, si no, no se va acordar.

Rodéate de personas que aplaudan tu crecimiento, aunque te advierto que muchas (incluyendo a tu familia) no estarán de acuerdo con estos “cambios repentinos”. Oirás muy a menudo: “¿Ahora qué te ha dado para cambiar de repente…?”

Puedes responderles que me lees por las mañanas :).

Celebra: Reconoce tus logros, alma mía, y, de vez en cuando, hazte una fiesta para ti (bueno, aquí me paso yo de vueltas, que es un hábito que cambié y me hago casi una al día).

Elige cambios de uno en uno: podemos hacer todo, pero no a la vez (aquí aviso a navegantas, que las mujeres somos muy de ir a por todas, por eso de que “ahora se van a enterar de quién soy yo” y eso, me temo que eso… no nos hace bien). Es una sobrecarga poco útil.

Cambiar de hábitos es como abrir un paquete de snacks con guantes de boxeo🥊

Pero aceptamos el reto, ¿verdad?

Así que cuéntame cuáles son tus snacks favoritos 😎

El mío son las Pringles, y el hábito que quiero cambiar es viajar con tantísimas cosas, que vaya tela todo lo que cargo, así que me pongo a ello ¡mañana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o rechazar o configurar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar todas
Rechazar
Configuración de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Para más información consulte la política de cookies. Puede aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón "Configurar".
Política de cookies
Aceptar
Configuración de cookies
Rechazar