Sobre todo,

asegúrale

que si necesita

piel,

o sudor,

o incluso

una lengua

para los días

de mucho

frío,

que me lo pida

a mí.

 

Insiste mucho en esto, por favor,

que ella nunca fue de pedir amor.
..

 

 

(Manuel, a las 4 de la mañana y echándola de menos hasta reventar. Manuel, cuidándola en distancia y en soledad.)

 

**********

Buenos días, queridos.

Que me he levantado yo hoy tierna 🙂

Más me vale, que me espera un día de aúpa, así que me voy a correr un rato y luego a desayunar como si no hubiera un mañana (qué me gustó esto que me dijo anoche mi querida amiga Rosa, con un vino por delante. “Así intento vivir cada día”, le respondí, “solo que a veces se me olvida”.

Vamos a vivir así, disfrutando de todo y de todos. Bienvenido, miércoles, que me acercas al presente.

Feliz “hornada”, queridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies